aibrahim1_Rahman RoslanGetty Images_anwar ibrahim Rahman Roslan/Getty Images

The Year Ahead 2019

Cómo se gana la democracia

KUALA LUMPUR – Tal vez sea indicativo de nuestros tiempos que la transición pacífica del poder por medio de una elección democrática sea un candidato para la “Disrupción del año”. El resultado de la elección general malasia en mayo fue la excepción esperanzadora de una tendencia global hacia el nacionalismo populista, concebido a través del miedo a los refugiados, los migrantes y el “otro”.

Malasia es un país de mayoría musulmana donde los valores democráticos y la colaboración entre todos los grupos hicieron posible el cambio. La disrupción electoral no era lo que el mundo esperaba o lo que los analistas predecían, de manera que haríamos bien en tomar cuidadosa nota de lo que los votantes de Malasia quisieron lograr con sus votos.  

Por empezar, los malayos votaron para poner fin al régimen de una coalición, Barisan Nasional (BN), dominada por la Organización Nacional de los Malayos Unidos (UMNO por su sigla en inglés), que había estado en el poder desde que el país se independizó de Gran Bretaña en 1957. Con el colapso de BN se produjo el fin de la hegemonía de la política comunal basada en la raza. Es más, los votantes rechazaron un sistema de gobernanza que funcionaba como un conducto para transferir bienes públicos y oportunidades a individuos y grupos privados.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/pgCa8Foes