Getty Images

The Year Ahead 2018

Por un centrismo revolucionario

LONDRES – El centro del espectro político en Occidente es un ámbito de pragmatismo, mesura y evolución, donde los actores políticos rehúyen de los extremos y buscan el acuerdo. Los centristas desconfían de la retórica grandilocuente y divisiva, y por eso se habituaron a mirar el funcionamiento de la política un poco desde arriba.

Pero hoy la realidad los supera. Cunde el populismo de derecha y de izquierda, y ya no sirven las reglas de antaño. Afirmaciones que hace unos años hubieran inhabilitado a un candidato hoy son pasaporte al corazón de los votantes. Propuestas políticas antes normales ahora se desprecian, y las estrafalarias están de moda. Alianzas políticas que duraron un siglo o más se desintegran debido a profundos cambios sociales, económicos y culturales.

La derecha se resquebraja. El sentimiento nacionalista, xenófobo y a menudo proteccionista imperante da lugar a una nueva alianza. En el Reino Unido, los residentes de las viejas ciudades industriales que siempre apoyaron al laborismo se unen a ricos desreguladores y empresarios en el rechazo a la forma en que está cambiando el mundo y a la “corrección política”. No está claro que esta coalición (y formaciones similares en otros países) pueda sobrevivir a sus contradicciones económicas inherentes, pero yo no subestimaría el poder de cohesión de un sentido compartido de alienación cultural.

To continue reading, please subscribe to On Point.

To access On Point or our archived content, log in or register now now and read two On Point articles for free and 2 archived contents. For unlimited access to the unrivaled analysis of On Point and archived contents, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/3iemtI0/es;
  1. Taming the Tech Monster

    The promise that digital technologies would “democratize” information and bypass traditional power structures has been devoured by a new generation of corporate monopolists. Putting the Internet back in the hands of citizens will require nothing less than a new vision of the digital age.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.