Getty Images

The Year Ahead 2018

Hora de hacer cuentas para los bancos centrales

CHICAGO – Desde 2008, los bancos centrales de los países industriales se han apartado en diversas formas de la política monetaria ordinaria. Trataron de convencer al público, mediante la señalización de sus decisiones futuras (“forward guidance”), de que los tipos de interés seguirían bajos por mucho tiempo. Y lanzaron diversos programas, por ejemplo operaciones de refinanciación a largo plazo, el Programa de Mercados de Valores y la flexibilización cuantitativa (FC), en pos de variados objetivos.

Más cerca en el tiempo, los bancos centrales también introdujeron tipos de interés negativos y (tomando una idea del Banco de Japón, siempre a la vanguardia de la innovación) metas de curva de rentabilidad. Y algunos apelaron a políticas no convencionales, pero bien conocidas, como apuntar directamente al tipo de cambio.

Pero ahora que la mayoría de los bancos centrales aparentemente buscan normalizar la política monetaria, debemos preguntarnos por qué se usaron estas medidas extraordinarias y si funcionaron. A futuro, debemos preguntarnos qué efecto tendrá su abandono, y si su uso puede ser causa de problemas a largo plazo. Responder estas preguntas ayudará a los directivos de los bancos centrales a estar mejor preparados para hacer frente a crisis futuras.

To continue reading, please subscribe to On Point.

To access On Point or our archived content, log in or register now now and read two On Point articles for free and 2 archived contents. For unlimited access to the unrivaled analysis of On Point and archived contents, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/THIyePJ/es;

Handpicked to read next

  1. Taming the Tech Monster

    The promise that digital technologies would “democratize” information and bypass traditional power structures has been devoured by a new generation of corporate monopolists. Putting the Internet back in the hands of citizens will require nothing less than a new vision of the digital age.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.