Getty Images

The Year Ahead 2018

Hora de hacer cuentas para los bancos centrales

CHICAGO – Desde 2008, los bancos centrales de los países industriales se han apartado en diversas formas de la política monetaria ordinaria. Trataron de convencer al público, mediante la señalización de sus decisiones futuras (“forward guidance”), de que los tipos de interés seguirían bajos por mucho tiempo. Y lanzaron diversos programas, por ejemplo operaciones de refinanciación a largo plazo, el Programa de Mercados de Valores y la flexibilización cuantitativa (FC), en pos de variados objetivos.

Más cerca en el tiempo, los bancos centrales también introdujeron tipos de interés negativos y (tomando una idea del Banco de Japón, siempre a la vanguardia de la innovación) metas de curva de rentabilidad. Y algunos apelaron a políticas no convencionales, pero bien conocidas, como apuntar directamente al tipo de cambio.

Pero ahora que la mayoría de los bancos centrales aparentemente buscan normalizar la política monetaria, debemos preguntarnos por qué se usaron estas medidas extraordinarias y si funcionaron. A futuro, debemos preguntarnos qué efecto tendrá su abandono, y si su uso puede ser causa de problemas a largo plazo. Responder estas preguntas ayudará a los directivos de los bancos centrales a estar mejor preparados para hacer frente a crisis futuras.

To continue reading, please subscribe to On Point.

To access On Point, log in or register now now and read two On Point articles for free. For unlimited access to the unrivaled analysis of On Point, subscribe now.

required

Log in

http://prosyn.org/THIyePJ/es;

Handpicked to read next

  1. Donald Trump delivers his address to a joint session of Congress  Bill Clark/CQ Roll Call/Getty Images

    Trump’s Abominable Snow Job

    • In the 2016 US presidential election, Donald Trump presented himself as a populist who would protect America’s “forgotten” workers from the disruptions of trade and immigration and the nefarious designs of unnamed elites.

    • But, a year after assuming office, it has become abundantly clear that “America first” means workers come last.
  2. Project Syndicate

    PS Commentators’ Best Reads in 2017

    • For the first time, Project Syndicate has asked its contributors what they’ve been reading, and why. 

    • Their choices may surprise, but surely will not disappoint, readers seeking the most important books on history, politics, economics, as well as more than one novel.