President of the Asian Investment Infrastructure Bank Li Xin/Xinhua via ZUMA Wire

The Year Ahead 2016

El BAII está listo para trabajar

BEIJING – La histórica apertura del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, que se producirá en las próximas semanas, genera muchas expectativas, y con razón. Cuando comience sus operaciones, el BAII se unirá a la familia de las instituciones financieras multilaterales para apoyar un amplio desarrollo económico y social en Asia. Una inversión racional y sostenible en infraestructura llevará a mejores resultados en materia de desarrollo, mejorará las vidas y las economías de los ciudadanos de Asia y generará efectos derrame positivos en otras partes del mundo.

Durante el año que termina me reuní con personas de distintos países y ámbitos de actividad, y muchas veces me preguntaron por qué se necesita otro banco multilateral de desarrollo y en qué se diferenciará el BAII de, por decir algo, el Banco Mundial o el Banco Asiático de Desarrollo.

Las respuestas están claras. A pesar de que hoy Asia tiene un papel más importante en la escena internacional, la región se enfrenta a serias falencias en infraestructura y difíciles cuellos de botella. Las necesidades de inversión en infraestructura de Asia han crecido exponencialmente, y los recursos del BAII aumentarán la disponibilidad de recursos multilaterales para ayudar a satisfacerlas.

To continue reading, please subscribe to On Point.

To access On Point or our archived content, log in or register now now and read two On Point articles for free and 2 archived contents. For unlimited access to the unrivaled analysis of On Point and archived contents, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/FXcneae/es;
  1. Taming the Tech Monster

    The promise that digital technologies would “democratize” information and bypass traditional power structures has been devoured by a new generation of corporate monopolists. Putting the Internet back in the hands of citizens will require nothing less than a new vision of the digital age.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.