Pregnant woman

El Zika y los derechos reproductivos

NUEVA YORK – Los mosquitos no conocen de fronteras; tampoco el miedo. Mientras los expertos en salud pública lidian con el virus del Zika, el pánico sigue propagándose por el mundo. Sin embargo, la crisis trajo a la luz dos verdades importantes.

La primera revelación es cuánto se han degradado los sistemas de salud pública en América Latina y en otras partes. Esto no sucedió por casualidad. En gran medida, es el resultado de la manera en que los prestadores a tasas preferentes, como el Fondo Monetario Internacional, presionaron a los países en desarrollo para que redujeran los gastos en el sector social, incluido el gasto en salud, a partir de 1980. En Brasil y otras partes, las autoridades estatales podrían haber implementado medidas bien conocidas y costo-efectivas para controlar las enfermedades generadas por la picadura de mosquitos, pero no lo hicieron. Sus ciudadanos más afectados, que tienen a ser pobres, se han visto obligados a convivir con las consecuencias.

Segundo, la epidemia de Zika ha revelado, con especial patetismo, otra amenaza terrible para la salud pública: la negación de los derechos reproductivos de las mujeres. Los gobiernos están eludiendo su responsabilidad también en este sentido, muchas veces de manera grotesca. El salto que se dio a conocer de los casos de microcefalia -un defecto de nacimiento- entre bebés en zonas afectadas por el Zika llevó a los gobiernos de Brasil, Colombia, Ecuador y El Salvador a advertirles a sus ciudadanas mujeres que "no se quedaran embarazadas".

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/VIkIWop/es;