turner51_ VCG_VCG via Getty Images  VCG/VCG via Getty Images

La economía de suma cero

LONDRES – En toda la economía global, el potencial relativo a la automatización aparenta ser enorme. La “Speedfactory” de Adidas en Bavaria empleará a 160 trabajadores para producir 500.000 pares de zapatos cada año, una tasa de productividad cinco veces más alta en comparación con las tasas en las fábricas típicas actuales. El British Retail Consortium estima que los empleos minoristas podrían caer de tres millones a 2,1 millones dentro del transcurso de diez años; y, solamente una pequeña fracción de dicha cantidad de empleos sería reemplazada por nuevos empleos en el comercio minorista en línea. Muchas empresas de servicios financieros ven el potencial de reducir los empleos de procesamiento de información a una pequeña fracción de los niveles actuales.

Y, sin embargo, a pesar de todo esto, el crecimiento medido de la productividad en las economías desarrolladas se ha desacelerado. Una posible explicación, recientemente considerada por Andrew Haldane, economista jefe del Banco de Inglaterra, es que mientras algunas empresas captan rápidamente las nuevas oportunidades, otras lo hacen sólo de manera lenta, produciendo una amplia dispersión de productividad, incluso dentro de un mismo sector. Pero, la dispersión por sí sola no puede explicar la desaceleración del crecimiento de la productividad: tal desaceleración requeriría de un aumento en el grado de dispersión.

Sin embargo, si uno se centra en cómo se aplica la tecnología a los empleos existentes, ello sería estar buscando en el lugar equivocado, ya que la clave de la paradoja de la productividad puede encontrarse en las actividades a las que se trasladan los trabajadores desplazados. David Graeber de la London School of Economics sostiene que hasta un 30% de toda la actividad laboral que se realiza se la lleva a cabo en “empleos inútiles”, mismos que son innecesarios para producir bienes y servicios verdaderamente valiosos, pero surgen de la competencia por el ingreso y el estatus.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/rrS4Sma/es;
  1. roach102_WallyMcNameeCORBISCorbisviaGettyImages_ReaganJapanpressconference Wally McNamee/CORBIS/Corbis via Getty Images

    Japan Then, China Now

    Stephen S. Roach

    Back in the 1980s, Japan was portrayed as the greatest economic threat to the United States, and allegations of intellectual property theft were only part of Americans' vilification. Thirty years later, Americans have made China the villain, when, just like three decades ago, they should be looking squarely in the mirror.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.