Iguales o separados

TOKIO – Cuando los dioses quieren destruir a alguien, le conceden sus deseos. ¿Será ese viejo proverbio aplicable ahora a la relación entre Estados Unidos y Japón?

Durante medio siglo, Estados Unidos, autor de la constitución “pacifista” de Japón, presionó a los japoneses para que tuvieran un papel más activo en el mantenimiento de la estabilidad en Asia y el mundo. Pero ahora que Japón por fin tiene un líder dispuesto a ello, Estados Unidos se está poniendo nervioso; se dice que el secretario de Estado, John Kerry, calificó a Japón bajo el mandato del primer ministro Shinzo Abe como un país “impredecible”.

Estas tensiones en la relación bilateral (indiscutible piedra basal de la estabilidad de Asia) se hicieron patentes en diciembre, cuando Abe visitó el santuario Yasukuni en Tokio, hogar de las “almas” de (entre otros) varios criminales de guerra clase A de la Guerra del Pacífico. Aunque Estados Unidos siempre criticó las visitas de funcionarios japoneses al santuario, hasta ahora sólo lo había hecho por canales diplomáticos. Esta vez, Washington expresó su malestar abiertamente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/INGUZg0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.