La dulce Caroline en Tokio

TOKYO – Cincuenta años han transcurrido desde el asesinato del Presidente de los Estados Unidos John. F. Kennedy y en Washington, D.C., y en Dallas se han celebrado ceremonias oficiales para conmemorar el aniversario, pero la hija mayor de J. F. Kennedy, Caroline Kennedy, no estuvo presente en ellas: acababa de tomar posesión de su cargo en Tokio, como 29º embajador de los EE.UU. en el Japón.

El 19 de noviembre, miles de personas llenaron las calles para lograr una vislumbre de Kennedy, cuando hizo el recorrido desde la estación de Tokio hasta el Palacio Imperial, a un kilómetro de distancia, en un carruaje tirado por caballos para presentar sus credenciales al Emperador. Al saludar con la mano a los curiosos, parecía Blanca Nieves.

El 22 de noviembre de 1963, fue también el día en que comenzaron las transmisiones por satélite desde los Estados Unidos hasta el Japón y muchos japoneses madrugaron para contemplar un discurso de J. F. Kennedy que comenzaba a las 5.30 de la mañana en Dallas, pero, en lugar de la transmisión del discurso, se encontraron con la espeluznante noticia del asesinato.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/dl1KLkH/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.