Russia victory parade tanks Dai Tianfang/ZumaPress

El desfile de Putin

NUEVA YORK – Este desfile de mayo en Moscú para conmemorar el 70.° aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial promete ser la mayor celebración del Día de la Victoria desde el colapso de la Unión Soviética. Unos 16 000 soldados 200 vehículos blindados y 150 aviones y helicópteros pasarán por la Plaza Roja. Será una escena que fácilmente hubiera resultado familiar a líderes soviéticos como Leonid Brézhnev y Nikita Kruschev, quienes recibían el saludo sobre la tumba de Lenin.

Sin embargo, aunque los aliados rusos en la Segunda Guerra Mundial eran europeos y estadounidenses, no habrá líderes occidentales en la conmemoración: un reflejo de la desaprobación de Occidente a la invasión por Putin de Ucrania y su anexión de Crimea. Los invitados de alto perfil del presidente Vladimir Putin incluirán, en cambio, a los líderes de China, India y Corea del Norte, lo que resalta cuán pocos amigos tiene Rusia en estos días.

Lo surreal de esta reunión refleja la naturaleza cada vez más extraña del régimen de Putin. De hecho, mirar hoy a Rusia se asemeja a ver la última de las películas de los X-Men «Días del futuro pasado». Así como en esa película los X-Men se unen a sus propias versiones más jóvenes para salvar el futuro de la humanidad, el Kremlin actual evoca el pasado soviético ruso en lo que parece una lucha contemporánea por la supervivencia del país.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/MRpMtiP/es;