rogoff182_GettyImages_pollutedearthillustration Getty Images

Hay que crear un banco mundial para el desarrollo ecológico

CAMBRIDGE – Pese a las burlas de los negacionistas del cambio climático (en particular, el presidente estadounidense Donald Trump), la propuesta de Alexandria Ocasio-Cortez de un Green New Deal (“nuevo pacto ecológico”), con su llamado urgente a que Estados Unidos guíe con el ejemplo en la lucha contra el calentamiento global, es totalmente acertada. Pero la triste verdad es que más allá de la cantidad de desechos innecesarios que produce la voraz cultura estadounidense, Asia emergente es con creces el principal motor del incremento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, y las muestras de inquietud por el problema no bastarán para resolverlo. La solución pasa por establecer los incentivos correctos para países como China, la India, Vietnam, Indonesia y Bangladesh.

No parece fácil hacerlo en el marco de los organismos multilaterales de ayuda actuales, que tienen experiencia limitada en temas climáticos y enfrentan presiones contrapuestas de los diversos grupos a los que representan. Por ejemplo, para consternación de muchos expertos en energía, hace poco el Banco Mundial tomó la bastante caprichosa decisión de cortar casi totalmente la financiación de nuevas centrales energéticas impulsadas por combustibles fósiles (incluido el gas natural). Pero el reemplazo del muy contaminante carbón con el relativamente limpio gas natural permitió a Estados Unidos una drástica reducción del incremento de las emisiones en la década que pasó (pese a los mejores esfuerzos de Trump), y es un elemento central de las famosas “cuñas de estabilización de Princeton”, una serie de opciones pragmáticas para minimizar el riesgo climático. En la transición a un futuro de neutralidad del carbono, lo mejor no debe ser enemigo de lo bueno.

Ya es hora de crear un nuevo organismo exclusivo, un Banco Mundial para el Desarrollo Ecológico, que dé a las economías avanzadas un vehículo para coordinar ayudas y transferencia técnica y que no esté tratando de resolver al mismo tiempo todos los otros problemas de desarrollo. Sé perfectamente que el gobierno actual de los Estados Unidos es reacio a aportar fondos para los organismos internacionales que ya existen; pero Occidente no puede retirarse de un mundo de responsabilidades climáticas interconectadas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/5F5IUXHes