¿El paraíso de los trabajadores?

CAMBRIDGE - ¿Significará el resurgimiento de los sindicatos una traba para las ruedas de la globalización? ¿O servirá su creciente fuerza para hacer que la globalización sea más sustentable, al estimular una mayor igualdad? Como quiera que sea, los sindicatos son un factor clave para la evolución de nuestro sistema económico en 2008 y en los años venideros.

La creciente influencia de los sindicatos ha sido puesta en evidencia en varios eventos recientes: el controvertido acuerdo de la Canciller alemana Angela Merkel para elevar los salarios mínimos de los empleados postales, el hecho de que varios candidatos presidenciales estadounidenses expresen abiertamente sus inquietudes acerca del comercio y la inmigración, y la incipiente preocupación de los gobernantes chinos acerca de los estándares laborales.

Además de su influencia política, la respetabilidad intelectual de los sindicatos también está teniendo un renacimiento. Tras décadas de ser denigrados por los economistas por elevar el desempleo y estrangular el crecimiento, los sindicatos hoy están recibiendo respaldo de destacados pensadores, como Paul Krugman, que argumentan que es necesario que haya sindicatos más fuertes para contrarrestar los peores excesos de la globalización.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/MVW01LC/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.