0

Las protestas obreras en China: numerosas pero evitables

La última cifra anualizada sobre protestas obreras que el Estado chino accedió a anunciar públicamente fue de 100,000 para el año 1999. Sin embargo, un informe interno del Ministerio de Seguridad Pública en 2001 reveló que las cifras "empezaron a incrementarse como vientos violentos" desde 1997, el año del décimo quinto Congreso del Partido Comunista, el cual presionó para despedir obreros en aras de la "eficiencia". Pese a que el gobierno está decidido a mantener las noticias de los disturbios fuera del alcance de la prensa --o al menos disimular su tamaño y virulencia--, ha sido posible recolectar información sobre casi 200 eventos individuales entre 1994 y 2004 de los miles que no fueron reportados pero que en realidad sucedieron. Algunos de estos informes provienen de agencias de noticias en Hong Kong, unos cuantos vienen de publicaciones chinas y otros de la prensa occidental.

Estos informes muestran un gran aumento del mismo patrón invariable: el gobierno ya sea en Beijing o en las localidades, generalmente tolera las marchas de bajo impacto, de pequeña escala, que sean relativamente no destructivas y los plantones de campesinos y obreros con peticiones o carteles. Es especialmente indulgente si los manifestantes parecen espontáneos, desorganizados, aislados y sin líderes. La élite política es menos tolerante ante disturbios que parezcan haber sido organizados por disidentes, que estén marcados por algún grado de violencia, que den muestras de un nivel de organización, que amenacen con extenderse o que ocasionen la obstrucción de las líneas de transporte principales. En efecto, los pocos episodios que llegan a los medios, más allá del territorio chino, usualmente son protestas como bloqueos de líneas férreas o de avenidas urbanas importantes, ataques y choques con las autoridades, detenciones y arrestos.

¿Qué es lo que está causando tanto descontento en un país del que se dice generalmente que diario se vuelve más rico y que da tanta importancia a la "estabilidad"? Las causas son: salarios y pensiones no pagados; despidos repentinos y masivos; la corrupción de las autoridades como responsable de la bancarrota de algunas empresas industriales; y el fin de la mayoría de los privilegios y beneficios garantizados desde los primeros días del régimen comunista en los cincuenta. Al mismo tiempo que muchos chinos se están enriqueciendo, la pérdida de empleos ha creado el emprobecimiento de aproximadamente la octava parte de los residentes registrados de muchas de las ciudades más importantes.

Con el fin de deshacer lo que los líderes post Mao Zedong vieron como los excesos y desperdicios de la economía socialista planeada, más o menos sesenta millones de empleados de empresas estatales han sido despedidos desde principios de los noventa, debido a que las fábricas fracason -por falta de tecnología y equipo de punta, mala administración o malversación de fondos, cuentas muy elevadas por concepto de seguridad social y competencia de plantas no estatales más modernas o menos costosas tanto en China como en el extranjero. Sin tener canales reales para exponer sus quejas, masas de trabajadores despedidos y gente obligada al retiro (o xiagang, con pensiones parciales) han estado confrontando, cada vez más, a las autoridades durante la última década.