Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

meinzendick1_Eric LafforgueArt in All of UsCorbis via Getty Images_ethiopianwomancoffeebeans Eric Lafforgue/Art in All of Us/Corbis via Getty Images

Empoderar a las agricultoras africanas

WASHINGTON, DC – Más del 60% de las mujeres con empleo en África subsahariana trabajan en agricultura. Pero las agricultoras de la región suelen obtener una cosecha pobre, no por inclemencia del clima o mala calidad del suelo, sino por su género; o más precisamente, por una densa telaraña de leyes, políticas, programas y costumbres que las colocan en una situación de considerable desventaja.

Eliminar la disparidad de género en la agricultura demandará acciones en tres frentes. El primero es la posesión legal de la tierra. En la mayor parte de África subsahariana, no es común que las mujeres sean dueñas de la tierra. En vez de eso, las agricultoras suelen tener acceso a la tierra a través de un familiar varón, por lo general marido, hermano o padre. Este sistema las deja sumamente vulnerables; una muerte, un divorcio o apenas un cambio de idea de un varón pueden dejar a una agricultora privada de sus tierras de un día para el otro.

La inseguridad resultante afecta las prácticas agrícolas de las mujeres. Como están en riesgo constante de ser desplazadas, invertir en mejorar la productividad a largo plazo deja de ser rentable. ¿Por qué construir terrazas para reducir la erosión y mejorar la salud del suelo cuando otro podrá venir a reclamar la tierra y sus mejoras tan pronto como estén terminados los trabajos? ¿Por qué cultivar un huerto que a una le quitarán en cuanto el último árbol esté plantado?

En las últimas dos décadas, muchos países dieron importantes pasos para la promoción y la protección del derecho de las mujeres a la tierra. Por ejemplo, Etiopía introdujo un sistema de registro conjunto de terrenos, donde el certificado de posesión incluye los nombres y las fotos del esposo y de la esposa; de este modo se formaliza el derecho de la mujer a la tierra que ambos trabajan. Esta reforma produjo un aumento comprobado de la inversión agrícola, especialmente por parte de las mujeres, y todavía mayor en el caso de aquellas que han recibido educación sobre sus derechos sobre la tierra, lo que resalta la importancia de implementar programas de alfabetismo jurídico.

Pero la tierra es sólo el primer paso. Las mujeres también carecen de acceso igualitario a los insumos, incluidos fertilizantes, semillas mejoradas, equipos mecánicos y servicios de extensión agrícola que las pongan en contacto con información sobre prácticas agrícolas mejoradas. Esta desigualdad se agrava por la falta de acceso igualitario al crédito necesario para comprar insumos agrícolas. Hay estudios que muestran que en Kenia, Malaui, Sierra Leona, Zambia y Zimbabue las mujeres tienen menos acceso a servicios financieros.

De modo que mejorar el acceso a esos servicios y a los insumos agrícolas es el segundo frente del empoderamiento de las agricultoras. Organismos de ayuda al desarrollo y ONG han comenzado a trabajar en el diseño de servicios y programas financieros centrados en las mujeres, con el objetivo de mejorar el acceso a insumos agrícolas. Y las africanas también se ayudan mutuamente; hay cada vez más organizaciones femeninas (por ejemplo, grupos de microfinanzas) que trabajan para mejorar el acceso a servicios financieros, nuevas tecnologías e información. En Kenia, por ejemplo, las integrantes de esos grupos de ayuda mutua tienen más conocimiento de prácticas agrícolas adaptadas al clima que otras mujeres.

Subscribe now
ps subscription image no tote bag no discount

Subscribe now

Subscribe today and get unlimited access to OnPoint, the Big Picture, the PS archive of more than 14,000 commentaries, and our annual magazine, for less than $2 a week.

SUBSCRIBE

El último frente es tal vez el más difícil: el poder de toma de decisiones. En demasiados contextos, las agricultoras carecen de autoridad para administrar los cultivos que producen o los ingresos que generan. Esto tiene amplias consecuencias para el desarrollo.

En África subsahariana, la agricultura es de 2 a 4 veces más eficaz para reducir la pobreza que el crecimiento en otros sectores. Además, como muestra el informe de la organización Goalkeepers publicado el mes pasado por la Fundación Bill y Melinda Gates, las mujeres invierten más recursos bajo su control en la satisfacción de las necesidades de sus hijos (alimento y educación) que los hombres.

En vista de lo cual, habilitar el control de las agricultoras sobre sus recursos es importante no sólo para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas n.º 5 (igualdad de género y empoderamiento de mujeres y niñas) sino también muchos otros, incluido el de eliminar la pobreza (ODS 1) y erradicar el hambre (ODS 2).

Pese a que ya hubo algunos avances en los tres frentes del empoderamiento de las agricultoras, todavía son muy insuficientes. Para alentar y guiar futuras acciones, junto con mis colegas en el Instituto de Investigación de Política Alimentaria Internacional hemos diseñado el Índice de Empoderamiento de las Mujeres en la Agricultura (WEAI por la sigla en inglés), que mide el poder de toma de decisiones, el acceso a recursos (incluido el crédito), el control de los ingresos, el uso del tiempo y la pertenencia a grupos.

Al proveer comprensión del grado de desempoderamiento agrícola de las mujeres y de sus causas, en diversos contextos, el WEAI (junto con una adaptación posterior, pro-WEAI, que busca facilitar la evaluación de impacto de los proyectos) está ayudando a gobiernos, donantes y ONG a diseñar intervenciones eficaces. Hasta ahora, el WEAI (incluidas sus adaptaciones) ha sido usado por 99 organizaciones diferentes en 54 países. Por ejemplo, datos del WEAI se usaron para el diseño del proyecto ANGeL en Bangladesh, que busca identificar acciones e inversiones en agricultura que mejoren la nutrición y empoderen a las mujeres.

Cuando las agricultoras africanas prosperan, todos salen beneficiados: las mujeres mismas, los niños en quienes invierten, las comunidades a las que alimentan y las economías a las que contribuyen. Con inversiones y políticas acertadas, las granjas africanas manejadas por mujeres pueden producir una supercosecha de desarrollo.

Traducción: Esteban Flamini

Help make our reporting on global health and development issues stronger by answering a short survey.

Take Survey

https://prosyn.org/lTtnrptes;
  1. haass107_JUNG YEON-JEAFP via Getty Images_northkoreanuclearmissile Jung Yeon-Je/AFP via Getty Images

    The Coming Nuclear Crises

    Richard N. Haass

    We are entering a new and dangerous period in which nuclear competition or even use of nuclear weapons could again become the greatest threat to global stability. Less certain is whether today’s leaders are up to meeting this emerging challenge.

    0