0

Las mujeres y la campaña presidencial norteamericana

OLYMPIA, WASHINGTON – Barack Obama y John McCain son los dos contendientes en las elecciones presidenciales de Estados Unidos este año, pero la campaña también estuvo dominada por dos mujeres muy diferentes, Hillary Clinton y Sarah Palin. De hecho, muchos observadores creen que las mujeres determinarán el resultado electoral. De modo que, para parafrasear a Sigmund Freud, “¿Qué quieren las mujeres norteamericanas?”

Hasta los años 1960, las mujeres norteamericanas eran más proclives que los hombres a respaldar a los republicanos. En la elección de 1980, surgió una brecha de género diferente: había más probabilidades de que las mujeres y no los hombres apoyaran a los demócratas. En 1996, el respaldo de las mujeres a Bill Clinton fue 14 puntos porcentuales mayor que el de los hombres y, en 2000, las mujeres respaldaron a Al Gore por sobre George W. Bush por una diferencia de 12 puntos.

Pero, desde 1996, la brecha política de género se ha reducido a la mitad. Las mujeres que respaldan a los republicanos, según el saber popular, son las “mamás de la seguridad” –esposas y madres de los suburbios que empezaron a preocuparse por la seguridad de sus familias después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001-. La elección que hizo McCain de Palin fue un intento por apelar a estas madres y atraer votos de las mujeres desilusionadas con el fracaso de Clinton.

Por cierto, el giro a los republicanos desde 2001 se limitó mayoritariamente a las mujeres blancas del sur. En el país en general, observa la politóloga Karen Kaufmann, el 50% de las madres con hijos votaron por Bush en 2000 y esta cifra cayó al 49% en 2004. Pero las mujeres blancas del sur, que eran más proclives que los hombres blancos del sur a respaldar a Bill Clinton en 1996 y a Al Gore en 2000, tenían menos probabilidades que los hombres del sur de apoyar al demócrata John Kerry en 2004. Ahora existe una diferencia mayor entre las preferencias electorales de las mujeres blancas del sur y las mujeres blancas en el resto del país que entre los hombres y las mujeres.