Paul Lachine

Abandonar la guerra a las drogas

GINEBRA - La democracia directa suiza permite a los ciudadanos que hayan reunido suficientes firmas en una petición desafiar las leyes y políticas gubernamentales en referendos a nivel nacional. Después de una serie de muertes por SIDA en la década de 1980, los suizos se vieron cara a cara ante un problema que ha destruido millones de vidas en Estados Unidos, Rusia, América Latina, la Unión Europea, el sur de Asia y otras regiones. Los usuarios de drogas por vía intravenosa -especialmente los adictos a la heroína - han convertido espacios públicos en Zúrich y otras ciudades y pueblos suizos en "parques de uso de agujas". El SIDA ha demostrado ser ciego a la riqueza.

Los suizos no han respondido con el tipo de abandono que el gobierno de Rusia ha mostrado hasta ahora hacia sus epidemias de VIH y consumo de heroína: más de dos millones de usuarios de drogas y, se estima, un millón de personas con VIH, de los cuales sobre el 60% se infectó por compartir agujas contaminadas . Tampoco reaccionaron con una "guerra a las drogas" o financiación masiva de más policía y más cárceles, y sentencias obligatorias de prisión.

Esa guerra se ha perdido por completo. EE.UU. ya encarcela a más personas que cualquier otro país, en gran parte como resultado del gran aumento de condenas por drogas, con un número desproporcionado de presos afroamericanos e hispanos. La guerra contra las drogas ha permitido a los cárteles de la droga obtener mayores ganancias que nunca y transformar comunidades enteras en América Latina en feudos. El dinero de la droga está corrompiendo a los gobiernos democráticos y las instituciones policiales de todo el mundo. La violencia relacionada con las drogas ha provocado una cantidad incalculable de víctimas en Afganistán, Birmania, Colombia, EE.UU. y México.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/EInNSIj/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.