0

Alcanzando el Éxito en la Dirección Corporativa

NUEVA YORK: A pesar de los desplomes del NASDAQ y de la amenaza de recesión en la economía estadounidense, la Nueva Economía llegó para quedarse. En efecto, sigue siendo la clave para lograr un mejor desempeño en Europa y en Japón en los años venideros. ¿Pero en dónde, exactamente, está el corazón de la Nueva Economía? ¿Se encuentra en la creación de mercados laborales más competitivos, en mejores sistemas tributarios o en la derregulación? La dirección corporativa es también un motor de la Nueva Economía que no debe subestimarse.

Si los directivos crean estructuras productivas flexibles enfocadas en la generación de riqueza, es fácil para las compañías el ajustarse y el explorar nuevas fuentes de productividad y control de costos. Si decentralizarse y tomar riesgos es considerado parte de la misión de una compañía, la innovación en productos y en procesos sin duda se dará. Si, en cambio, los jefes se comportan como los precavidos ejecutores de una rica propiedad, sus compañías pronto parecerán museos.

El desempeño económico de un país, sin duda, es una imagen gemela de sus compañías recidentes. Los países con compañías excelentes tienen un desempeño excelente. ¿En dónde, entonces, se encuentran las grandes compañías del mundo?

No es de sorprenderse que más de la mitad de las empresas más respetadas sean estadounidenses. Aunque económicamente Europa es más o menos del mismo tamaño que Estados Unidos (EU), tiene muchos menos equipos corporativos exitosos. Quizá Japón sea mucho más pequeño que EU o Europa, pero desaprovecha su porción de ingresos o de riqueza del G7. No podría ser más claro: la economía estadounidense se desempeña increíblemente, así como su sector corporativo; Europa se encuentra muy atrás; y Japón en realidad no figura.