Paul Lachine

El decenio perdido de Oriente Medio

BERLÍN – Los Estados Unidos han reñido tres guerras desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001: contra Al Qaeda, en el Afganistán y en el Irak. Las dos primeras fueron impuestas a los EE.UU., pero la tercera fue el resultado de una decisión premeditada y deliberada del ex Presidente George W. Bush, adoptada por razones ideológicas y –muy probablemente– también por razones personales.

Si Bush, el ex Vicepresidente Dick Cheney, el ex Secretario de Defensa Donald Rumsfeld y sus aliados neocons hubieran declarado sinceramente sus intenciones –derrotar a Sadam Husein mediante una guerra y con ello crear un nuevo Oriente Medio prooccidental–, nunca habrían recibido el apoyo del Congreso ni del público americano. Su idea era a un tiempo ingenua e imprudente.

Así, pues, había que crear una amenaza: las armas iraquíes de destrucción en gran escala. Como ahora sabemos, la amenaza se basaba en mentiras (tubos de aluminio para un programa de armas nucleares, por ejemplo, reuniones entre el dirigente de la conspiración del 11 de septiembre, Mohamed Atta, y funcionarios iraquíes en Praga e incluso falsificaciones flagrantes, como los supuestos encargos de concentrado de óxido amarillo de uranio de Níger).

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/6bWNrxi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.