Falta un discurso europeo

MADRID – El final de cualquier año insta, invariablemente, a hacer balance y 2012 ha sido, sin duda, un año pródigo en eventos: los dramáticos acontecimientos en Oriente Medio, el cambio de liderazgo en China, y la sombra del precipicio fiscal americano. Acontecimientos todos ellos de gran transcendencia aunque no siempre acaparen el interés popular. Esta observación es aplicable especialmente  al doloroso e insoportablemente prolongado –aún en curso- proceso para salvar el euro.

La supervivencia del euro en 2012 - aunque sólo sea por los pelos- desconcierta a los escépticos que pronosticaban la salida de Grecia de la eurozona y el colapso de la moneda única para finales del verano. En realidad, la percepción del futuro de la Unión Europea sigue dominada por la incertidumbre, debido principalmente a una falta de coincidencia entre retórica y realidad.

En el terreno de los hechos, la última de las muchas "grandes" cumbres celebrada en Bruselas ha evidenciado la distancia que media para que Europa alcance una unión fiscal: en efecto, los jefes de Estado despojaron de su contenido esencial al proyecto propuesto por Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, y desarrollado por la Comisión Europea.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/1Aqk57C/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.