davies69_Ben BirchallPA Images via Getty Images_cashless payments Ben Birchall/PA Images via Getty Images

¿Matará la COVID-19 al efectivo?

LONDRES – Hace cuatro años, Kenneth Rogoff, un ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional, presentó poderosas razones por las cuales se debiera ir dejando paulatinamente de lado el dinero papel. En su libro The Curse of Cash (La maldición del efectivo), Rogoff sostiene que gran parte del papel moneda, especialmente los billetes de alta denominación, facilita la evasión fiscal y da impulso al narcotráfico a lo largo de toda su cadena de aprovisionamiento: un estudio británico llevado a cabo en 1999 detectó que solo 4 de 500 billetes que se analizaron en Londres no contenían trazas de cocaína.

Además, la existencia del efectivo restringe la política monetaria. Es más difícil para los bancos centrales implementar tasas de interés negativas cuando los inversores tienen la alternativa de llenar una caja fuerte con billetes de 100 dólares. En algún momento esa parecía una cuestión abstrusa, pero la crisis de la COVID-19 incorporó con firmeza las tasas negativas a las agendas políticas de varios países, aunque no todavía en Estados Unidos.

Desde que Rogoff escribió eso, el efectivo ha retrocedido como mecanismo de pago. En Suecia, por ejemplo, la desaparición de las coronas papel parece cercana, el sistema de pago móvil Swish domina el entorno de baja denominación. Como sabe quien haya intentado comprar una cerveza recientemente en Estocolmo, se quedará con sed si solo cuenta con una cartera llena de efectivo.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/zgsDWiwes