¿Llegará a ser democrática la revolución capitalista de China?

La China comunista ha experimentado una monumental revolución capitalista en los dos últimos decenios, con una economía que ahora es seis veces mayor de lo que era hace 20 años. China, que en el decenio de 1980 era una participante de menor importancia en la economía mundial, es la tercera potencia comercial del mundo, pero, si esas imponentes estadísticas económicas hacen pensar al lector que tamaño desarrollo capitalista ha de haber ido acompañado de más democracia en China, debe analizarlo más a fondo.

La mayoría de los occidentales creen en una teoría de la evolución liberal, según la cual el crecimiento económico sostenido, al aumentar la riqueza y el tamaño de la clase media, va volviendo gradualmente más democrático un país. Aunque la ejecutoria a largo plazo de esa teoría es irrefutable, la autoritaria minoría gobernante de China no sólo está decidida a conservar el poder, sino que, además, ha tenido la suficiente astucia para adoptar medidas de adaptación encaminadas a contrarrestar los efectos liberalizadores del desarrollo económico.

Así, pese a sus impresionantes logros económicos, China ha avanzado muy poco en la liberalización política. De hecho, a juzgar por varios indicadores principales, el avance de China hacia la democracia se ha detenido, pese a una prosperidad y libertad personal sin precedentes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/wQNkYBU/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.