¿China “perderá” las Olimpíadas de 2008?

Cuando el Comité Olímpico Internacional adjudicó a Beijing los Juegos de Verano de 2008 en julio de 2001, el anuncio desató celebraciones eufóricas en todo el país. El Partido Comunista Chino esperaba usar los Juegos para exhibir el surgimiento del país como una nación dinámica y moderna. Pero cuando los líderes de China empiecen con los preparativos finales para los Juegos el próximo agosto, tal vez se pregunten si ser sede de este evento fue una idea tan buena después de todo. Tienen razones importantes para estar en duda.

Los altos líderes de China siempre monitorean de cerca las expresiones públicas espontáneas de fervor nacionalista, temerosos de que los vientos cambiantes puedan desatar una tormenta inoportuna en su dirección. Por supuesto lo que esperan es que los Juegos canalicen estas energías hacia la solidaridad nacional, que le permitirá al liderazgo brindarle a su pueblo un momento de logro y gloria patriótica.

Ahora bien, las Olimpíadas también pondrán bajo un intenso escrutinio internacional las debilidades de China en un momento delicado en el desarrollo del país. El mundo ya conoce el éxito de China y su atractivo como destino de la inversión extranjera, pero pocos extranjeros han visto de primera mano el precio elevado que el país está pagando por su nueva prosperidad.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ziQmlX6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.