the iron throne Vickie Flores/ZumaPress

Por qué necesitamos a “Game of Thrones”

PARÍS – Los programas de televisión populares de hoy se han convertido en el equivalente de los folletines que comenzaron a aparecer en los periódicos en el siglo XIX. Series como "Game of Thrones" y "Downton Abbey", al igual que Balzac y Dickens antes que ellas, sirven como fuente de entretenimiento y alimento para el debate. En este sentido, los guiones de nuestra televisión se han transformado en herramientas esenciales de análisis social y político.

Esas herramientas se pueden utilizar para entender, por ejemplo, la diferencia entre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Netanyahu sigue atascado en la tercera temporada de "Homeland" -es decir, obsesionado con Irán- mientras que Obama, al haber comenzado a incluir la renovada amenaza rusa en su cálculo estratégico, ya anda por la tercera temporada de "House of Cards".

Por supuesto, la posibilidad de hacer este tipo de comparaciones se basa en lo que muchas veces hace popular a una serie de televisión: su capacidad para mostrarle un espejo a una sociedad -para que refleje sus ansiedades y anhelos- y crear una ventana a través de la cual los de afuera puedan pispiar.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/C4HoQ5f/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.