bildt76_ANTHONY WALLACEAFP via Getty Images_chinacoronavirus Anthony Wallace/AFP via Getty Images

Por qué esta vez fue diferente

ESTOCOLMO – ¿Cómo terminará la megacrisis de la COVID‑19? No lo sé, ni lo sabe nadie. Así que tal vez sea más productivo reflexionar acerca de cómo empezó. La respuesta a esa pregunta puede ayudarnos a mejorar las chances de evitar otra pandemia en el futuro.

La crisis actual no es la primera en su tipo. A principios de 2003, otro coronavirus (el SARS‑CoV‑1) se propagó de pronto por todo el sudeste asiático procedente del sur de China; pero al final quedó contenido en la región. Después nos enteramos de que el síndrome respiratorio agudo grave, o SARS (por la sigla en inglés), ya llevaba algún tiempo extendiéndose por el sur de China, y que las autoridades chinas habían sido renuentes a admitir su existencia y emitir un alerta, por no hablar de tomar medidas adecuadas para contenerlo. Las alarmas sólo sonaron cuando la epidemia llegó a Hong Kong, un centro financiero global clave.

Pero enseguida se inició una acción internacional coordinada. Hubo una marcada caída del tránsito aéreo en la región, y muchas áreas quedaron acordonadas. En aquel momento la Organización Mundial de la Salud criticó a China por la lentitud de su respuesta, tras lo cual el gobierno chino despidió al ministro de salud. A principios de julio, la OMS declaró el final de la crisis y dejó de recomendar medidas restrictivas. El mundo volvió a la normalidad.

To continue reading, register now.

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

Subscribe

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

https://prosyn.org/LB7f24Ees