2

Los Estados Unidos con el Irán en Siria

PRINCETON – La perspectiva de un ataque militar de los EE.UU. a Siria se ha debilitado a raíz de la aceptación por el Presidente Obama de una iniciativa internacional para controlar el arsenal de armas químicas de Siria. El giro de 180 grados habido en el último momento en las presiones en pro de la acción militar se ha producido sobre un fondo de intensificación de la presión diplomática por parte de la comunidad internacional para evitar la escalada de la violencia en Siria y ese resultado no es posible sin el Irán.

En una conferencia de prensa conjunta con su homólogo sirio, Walid Al Moallem, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, presentó una propuesta, originalmente acordada con el Irán, en la que se pedía que Siria “ponga sus almacenes de armas químicas bajo control internacional”. Después los arsenales serían destruidos y Siria se adheriría plenamente a la Convención sobre las Armas Químicas. El segundo componente de la propuesta ruso-iraní pide medidas internacionales, con los auspicios del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para frenar las capacidades en materia de armas químicas de las fuerzas rebeldes sirias.

Moallen aceptó inmediatamente la propuesta. Unas horas después, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, lo hizo también, mientras que Obama dijo: “Espero fervientemente que se pueda resolver esta cuestión de forma no militar”.

Esa iniciativa permitiría a Obama escapar de un embrollo político y de un aprieto en materia de asuntos exteriores, pero el asunto dista de estar zanjado: Obama no ha descartado un ataque militar. Así, pues, aquí ofrecemos doce razones por las que los Estados Unidos deben aprovechar la oportunidad de una resolución diplomática que brinda el plan ruso-iraní.