0

Por qué México esta enfermo

Ciudad de México – Mientras reflexiono sobre mi país atribulado, me viene a la mente la letra de una canción de Bruce Springsteen: "Estamos lejos, muy lejos de casa. Nuestra casa está lejos, muy lejos de nosotros". Así es como se siente vivir en México hoy en día: lejos de la normalidad democrática; lejos de un sistema de salud que inspire seguridad; lejos de un gobierno que genere confianza; lejos de casa y cerca de todo lo que la pone en peligro.

Mi tierra natal se ha convertido en un lugar donde demasiadas personas son víctimas, sucumben a un virus o mueren a manos de un narcotraficante, asaltadas por un ladrón, asesinadas por un policía mal entrenado o secuestradas por un miembro de una banda criminal. La epidemia de gripe, que probablemente comenzó en el estado sur de Veracruz, es otro indicio más de que no todo está bien en México.

El país parece estar atrapado en una puja permanente y difícil entre el pasado y el futuro, entre el cambio y los actores que pretenden poner piedras en el camino. Por ejemplo, cuando salieron a la superficie los informes iniciales sobre los primeros casos de gripe porcina, pasaron tres semanas hasta que la información llegó a las autoridades federales de salud, porque los gobiernos estatales eran reacios a informar rápidamente sobre los casos por consideraciones políticas y electorales.

México enfrenta elecciones de mitad de mandato para el Congreso en el otoño (boreal), y el Partido Acción Nacional del presidente Felipe Calderón está quedando levemente rezagado en las encuestas frente a sus principales rivales, que no querrían nada mejor que una emergencia sanitaria que se tradujera en una derrota política. Frente a un sistema sanitario público que se mostró incapaz de diagnosticar y tratar el brote con celeridad, el gobierno sintió que no le quedaban muchas alternativas más que clausurar Ciudad de México, asestándole un duro golpe a una economía ya en crisis.