La imprescindible narrativa de la política económica

WASHINGTON, DC – El mejor consejo que recibí cuando asumí responsabilidades para la formulación de políticas en Turquía hace más de una década fue: dedicar «mucho tiempo y cuidado a desarrollar y comunicar la “narrativa” que brinde apoyo al programa de política que desees llevar adelante». Cuanto más sujeta está la política económica al debate público –esto es, cuanto más democracia hay– más importantes son esas narrativas.

La crisis que enfrentan la Unión Europea y la zona del euro es un contundente ejemplo de la necesidad de una narrativa que explique la política pública y genere apoyo político para ella. Una narrativa exitosa no puede ser demasiado complicada ni simplista. Debe capturar la imaginación, dar respuesta a las ansiedades del público y generar esperanzas realistas. Los votantes a menudo perciben populismo barato.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, proporcionó una narrativa de ese tipo a los mercados financieros el pasado julio. Dijo que el BCE haría todo lo necesario para evitar la desintegración del euro y agregó sencillamente: «Créanme, será suficiente».

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/lpRgQ2R/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.