La revolución de Malala

ISLAMABAD – Los hombres que el 9 de octubre trataron de matar a Malala Yousafzai, una adolescente de solo 14 años, sabían lo que ella representa: es bien conocido el activo compromiso que tiene desde los once años con la promoción del derecho de las niñas de su región a acceder a la educación.

Aunque los esfuerzos de Malala generan la aprobación de Occidente y de algunos sectores de la sociedad pakistaní, fueron recibidos como un insulto por las fuerzas oscurantistas que el mundo conoció con el nombre de “talibanes” y que en Pakistán se hacen llamar Tehrik e Taliban Pakistan. El nombre elegido encierra una ironía, porque el término árabe Taliban se refiere a las personas que buscan ser educadas, mientras que el principal objetivo de los talibanes es mantener a las sociedades musulmanas en el atraso, para que sea más fácil convencerlas de adoptar una versión del Islam del siglo séptimo.

Contra ese objetivo, la educación (especialmente la de las mujeres) se alza como un obstáculo, y por eso los talibanes atacaron a Malala; pero lo más probable es que obtengan justamente el resultado contrario al que esperaban.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/iJJ6ONI/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.