3

Cómo controlar la moneda en China

PEKÍN – Es indiscutible que China está emitiendo dinero de manera excesiva. Sin embargo, las razones detrás del crecimiento masivo de la liquidez en China – y de la estrategia más eficaz para su control – son menos obvias.

La última década en China ha sido una “edad de oro” de alto crecimiento y baja inflación. Desde el año 2003 al 2012, el crecimiento anual del PIB de China promedió 10,5%, mientras que los precios aumentaron anualmente en tan sólo un 3%. Sin embargo, la velocidad sin precedentes y la escala de la expansión monetaria de China siguen causando preocupación, ya que dicha expansión aún podría desencadenar una inflación elevada y conducir a burbujas de precios de activos, y provocar el crecimiento de la deuda y la salida de capitales.

Los datos del Banco Popular de China (BPC) muestran que a finales del año pasado, el agregado monetario M2 (oferta monetaria ampliada) de China se situó en ¥ 97,4 millones de millones (¥97.4 trillion) ($15,6 millones de millones de dólares), o el 188% del PIB. A modo de comparación, el M2 en los Estados Unidos (M2 in the United States) sólo asciende a aproximadamente el 63% del PIB. De hecho, según el Standard Chartered Bank, China ocupa el primer lugar (China ranks first) a nivel mundial tanto en términos de M2 total como en moneda recientemente emitida. En el año 2011, China dio cuenta de aproximadamente el 52% de la liquidez agregada del mundo.

Pero una comparación horizontal de los valores absolutos es inadecuada para evaluar la verdadera magnitud de las emisiones monetarias de China. Existen otros factores que deben ser considerados, incluyendo la estructura financiera de China, su modelo de financiación, su tasa de interés para el ahorro, y la etapa de desarrollo económico en la que se encuentra, así como también la relación entre la moneda y las finanzas en China.