0

Por qué el bipartidismo es una buena política

LONDRES – El bipartidismo parece haber recibido un embate en Washington desde que el Presidente Barack Obama llegó a la Casa Blanca.

Al igual que la mayor parte de los presidentes estadounidenses recientes, Obama hizo campaña prometiendo trabajar en conjunto con sus oponentes políticos en pos del bienestar del país. Clinton dijo algo muy parecido antes de ser electo, sólo para dedicar su primer periodo a pelear con la mayoría republicana de Newt Gingrich en el Congreso, y su segundo periodo a sacarse de encima el juicio político.

George W. Bush también dijo que tendería puentes a quienes no estaban de acuerdo con él, para luego convertirse en el presidente más ideológico y partidista de los tiempos modernos, incitado por su vicepresidente Dick Cheney.

Obama ya parece haber ido más lejos en la búsqueda de entendimientos entre los dos partidos que sus predecesores. El que haya seleccionado republicanos para cargos clave -lo que incluye conservar a Robert Gates como Secretario de Defensa- ha causado cierta reticencia entre sus partidarios. Sin embargo, y por sobre todo, se ha esforzado por asegurarse el apoyo republicano a sus esfuerzos por evitar que la economía caiga en un profundo agujero recesivo.