¿Por qué Barack Obama?

NUEVA YORK – El ganador de las elecciones presidenciales de Estados Unidos heredará una tormenta perfecta de problemas, tanto económicos como internacionales. Enfrentará la agenda de inauguración de mandato más difícil de cualquier presidente desde –y lo digo con total seriedad- el hombre que salvó a la Unión, Abraham Lincoln. Pero un antecedente más aleccionador es 1933, cuando Franklin Roosevelt le ofreció una retórica inspiradora y una “experimentación audaz” a un país que enfrentaba una crisis económica y un resquebrajamiento de la confianza pública.

En mi caso, la elección es simple –y no sólo porque soy, por temperamento e historia, un demócrata-. La prolongada e intensa campaña política ha revelado enormes diferencias en las posturas, estilo y cualidades personales de los dos candidatos. Y la conclusión parece clara.

Criterio . John McCain ha demostrado a lo largo de su carrera ser proclive a correr riesgos; en sus memorias, orgullosamente se define a sí mismo como un jugador de apuestas. La elección que hizo de Sarah Palin como compañera de fórmula, una candidata carismática pero espectacularmente poco calificada, es apenas el más llamativo de muchos ejemplos del McCain real. Su valentía en el combate es testimonio de su patriotismo, coraje y fuerza, pero su criterio penosamente brilló por su ausencia una y otra vez en su carrera.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Z7TfK5K/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.