¿Por qué están paralizados los gobiernos?

MILÁN – No es ningún secreto que la economía mundial está en problemas. Europa se encuentra en medio de una crisis cuya causa fundamental es una unión económica y monetaria estructuralmente defectuosa. Los Estados Unidos, que emerge lentamente de una crisis financiera y de un desapalancamiento generalizado, está experimentando una desaceleración del crecimiento, un problema persistente en cuanto al empleo, un cambio adverso en la distribución del ingreso y desafíos estructurales, con acciones políticas poco decisivas o eficaces.

Mientras tanto, entre las principales economías emergentes, el proceso de reforma de China está en suspenso, en espera de una transición de liderazgo que se llevará a cabo este otoño, misma que aclarará los objetivos y relaciones de poder de los distintos intereses internos. India, que ha perdido el impulso de la reforma, está experimentando una desaceleración económica y una posible pérdida de confianza de los inversores.

Los efectos negativos de estos problemas están interactuando, alimentándose entre ellos mismos, y extendiéndose hacia el resto de la economía mundial. Y, sin embargo, a pesar de una sensación palpable de preocupación de que algo está muy mal, el pronóstico de que ocurra un cambio significativo es sombrío – y produce deterioro.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/bmUy1EMes