6

¿Debería Europa emular a EE. UU.?

BRUSELAS – Paul Krugman, economista y bloguero de la Universidad de Princeton resumió hace poco las divergentes tendencias transatlánticas de la siguiente manera: «Mejor aquí, peor allá». Es una observación chocante: hace muy poco, en 2009, los políticos y comentaristas europeos arremetieron contra EE. UU. por haber generado la agitación financiera y alabaron al euro por proteger al continente de ella.

Desafortunadamente para quienes glorifican a Europa, los hechos son incontestables. Según la Comisión Europea, se prevé que el PBI per cápita estadounidense recuperará sus niveles de 2007 el próximo año, mientras que los valores proyectados para la zona del euro estarían un 3% por debajo de los de referencia.

De manera similar, el desempleo era aproximadamente el mismo en ambos lados del Atlántico en 2009-2010, pero ahora es casi cuatro puntos porcentuales menor en EE. UU. La recuperación de los gastos de capital en EE. UU. es más fuerte y sus exportaciones están recuperando vigor. Probablemente hasta la inflación será menor en Estados Unidos que en Europa este año.

El único sector con resultados que favorecen a Europa es el de las finanzas públicas. Se estima que para 2012 el déficit fiscal agregado en la zona del euro estará ligeramente por encima del 3% del PBI, cuando el estadounidense será de más del 8%.