¿Quién dirigirá el mundo?

SINGAPUR – La elección de Barack Obama llega en un momento en que una nueva pizca de sentido común está cuajando. Se refiere al final de la dominación mundial de los Estados Unidos.

Es cierto que el capitalismo a rienda suelta de estilo americano no ha tenido últimamente una ejecutoria de la que pueda estar orgulloso y la superioridad militar de los Estados Unidos no ha resultado demasiado útil para la consecución de los fines americanos, pero, ¿quién puede tomar el relevo para hacerse cargo de la dirección mundial?

La respuesta incómoda que probablemente Obama habrá de afrontar es ésta: nadie. Los Estados Unidos pueden estar dañados, pero no hay un substituto disponible. Europa está absorta en sí misma, centrada en la creación de la entidad que acabe decidiendo ser. La respuesta normal de China ante cualquier sugerencia de que ejerza una dirección mundial es la de ocultarse tras su inmenso programa interno de actuación y alegar pobreza. Ningún otro país tiene ni de lejos la capacidad o la ambición para ello.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/l0PNsTt/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.