0

¿Quién quiere la paz en Oriente Medio?

Cuarenta años después de la Guerra de los Seis Días, la paz entre israelíes y palestinos parece igual de distante que siempre. Israel sigue negándose a aceptar al nuevo gobierno de unidad nacional palestino como un socio en las negociaciones porque Hamas forma parte del gobierno. ¿Cuál es la causa de esta aparente paradoja? ¿Hay alguna esperanza?

El gobierno palestino está unido administrativamente, pero dividido políticamente. Los palestinos tienen un gobierno con dos políticas. Desde un punto de vista político, el primer ministro de Palestina, Ismail Haniyeh, sigue oponiéndose a reconocer a Israel y a respetar los acuerdos existentes. Declaró que está a favor de la continuación de la resistencia de todas las formas posibles. ¿Qué tipo de garantía de un esfuerzo de buena fe para alcanzar un acuerdo de paz puede surgir de una postura semejante?

Ese es un interrogante que la Unión Europea necesita formularse cuando debate si seguir brindándole ayuda financiera a la Autoridad Palestina. La UE debería dejarle en claro a Hamas que la Unión no va a financiar el terrorismo y no va a financiar una negativa a hacer las paces. Si los palestinos quieren recibir la ayuda europea –cosa que yo apoyo completamente-, deben estar dispuestos a hacer las paces, no a romper la paz. Después de todo, no es Hamas como partido lo que resulta objetable; lo que es objetable son las políticas que persigue Hamas. Nosotros no tenemos nada en contra de Hamas; estamos en contra de sus políticas beligerantes, que la participación en el gobierno no ha cambiado.

Hubo una época en que la OLP tenía posturas que eran iguales a las de Hamas. Luego la OLP cambió. Si el actual liderazgo palestino cambia su postura, no habrá ningún problema de nuestra parte. No tendremos nada en contra de las negociaciones. Estamos a favor de las negociaciones. Estamos a favor de la “solución de dos Estados”. Aceptamos la “hoja de ruta” de Oriente Medio. A lo que nos oponemos es al terrorismo.