¿A quién se debe ayudar en primer lugar?

La lista de amenazas urgentes que afronta la Humanidad es tan larga, que resulta deprimente. El sida, el hambre, los conflictos armados y el calentamiento del planeta compiten para atraer la atención, junto con el fracaso de los gobiernos, el paludismo y el último desastre natural. Aunque nuestra compasión es grande, nuestros recursos son limitados. Así, pues, ¿a quién se debe ayudar en primer lugar?

Para algunos, formular esas prioridades parece una obscenidad, pero las Naciones Unidas y los gobiernos nacionales gastan miles de millones de dólares todos los años para intentar ayudar a los necesitados sin tener en cuenta explícitamente si están logrando el máximo que pueden.

Los medios occidentales de comunicación se centran en el maremoto de Asia y las donaciones manan en abundancia. Un terremoto que devasta el Pakistán concita menos titulares, por lo que el mundo desarrollado da mucho menos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/WIHaAQa/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.