0

¿Quién será el siguiente que estará al mando del BCE?

TILBURG, PAÍSES BAJOS – Hace dos años se consideraba héroes a los líderes de los bancos centrales de todo el mundo por sus esfuerzos para evitar que la crisis financiera se convirtiera en una segunda Gran Depresión. Ahora, sin embargo, los bancos centrales son objeto de severas críticas y su independencia está bajo una fuerte presión en muchos países, en particular en la eurozona, como señaló hace poco Mario Draghi, presidente del Banco de Italia.

Siempre es importante considerar qué tipo de persona dirigirá cualquier banco central –pero ahora más que nunca porque invariablemente las crisis financieras amenazan la independencia de los bancos centrales.

En los Estados Unidos, la Reserva Federal parece tener solamente el apoyo de la administración Obama, lo que no es motivo de orgullo. El Congreso ha menospreciado el manejo que hizo la Reserva de la crisis, y el representante de Texas, Ron Paul, quien piensa que la mera existencia de la Reserva es inconstitucional, en enero se hará cargo de uno de los comités de vigilancia del Congreso más importantes. Más de la mitad de los estadounidenses quiere que los políticos tengan más participación en la política monetaria –una perspectiva  alarmante dados los precedentes históricos.

Ante la probabilidad de un largo periodo de crecimiento económico insuficiente, una presión cada vez mayor sobre las finanzas públicas en la eurozona y el debate actual sobre el futuro del euro, el BCE se ha convertido, más que nunca, en la última línea de defensa de la moneda común europea. Se necesita un presidente firme  en el BCE, que no esté dispuesto a ceder a la presión política.