0

¿Cuál nuevo Oriente Medio?

BERLÍN – Más allá de si la democratización en el “nuevo Oriente Medio” tenga éxito o de si formas autoritarias de gobierno volverán a prevalecer, un cambio fundamental ya se ha tornado evidente: nadie podrá gobernar sin tener en cuenta la opinión pública interna.

Este cambio modificará los parámetros de política exterior en el conflicto de Oriente Medio (entendido como un conflicto palestino-israelí y, al mismo tiempo, como un conflicto entre israelíes y árabes en términos más generales). A pesar de las guerras en el Líbano y Gaza, y de las intifadas en la ocupada Cisjordania, estos parámetros han demostrado ser sorprendentemente estables durante décadas, afianzados por los acuerdos de paz con Egipto y Jordania y los acuerdos de Oslo con los palestinos.

Todo esto está a punto de cambiar. Y, si bien el cambio tectónico en la región fue generado por el “Despertar Árabe”, sus actores no se limitan al mundo árabe o a los confines del conflicto de Oriente Medio. Estados Unidos, Europa, Turquía y, en cierta medida, Irán son de algún modo protagonistas –algunos de manera más directa que otros.

Comencemos por Estados Unidos. El discurso del presidente norteamericano, Barack Obama, en El Cairo hace dos años generó grandes expectativas, de las cuales pocas o ninguna se han cumplido. En cambio, Estados Unidos permitió que se formara un vacío político ante la falta de algún movimiento por parte del gobierno de Israel. Este vacío hoy fue ocupado por el Despertar Árabe.