0

Cuando “Sí” significa “No”

Por lo general, la mayoría de los comentaristas suponen que un voto afirmativo en el referendo francés del 29 de mayo sobre la propuesta de Constitución de la Unión Europea sería algo bueno para Europa y la UE. Sin embargo, hay razones para dudar de esta opinión tan generalizada.

El referendo francés determinará el destino político del presidente francés Jacques Chirac, no el compromiso de Francia con Europa, que es fijo e inmutable. Si los franceses votan No, el señor Chirac estará acabado. Si votan Sí, obtendrá nuevas fuerzas.

No hay duda de que a Europa le iría mejor con un Chirac debilitado más que fortalecido, incluso si esto significa reducir por un tiempo el ritmo de la integración.

Chirac practica la política del “chivo expiatorio” y las excusas. Según él, las exportaciones francesas están en retroceso no porque Francia esté perdiendo competitividad internacional (aunque de hecho es así, especialmente con respecto a Alemania), sino debido a la fortaleza del euro. De modo similar, el crecimiento económico de Francia se está desvaneciendo no porque el país no haya abordado la tarea de realizar las reformas estructurales necesarias, sino porque las tasas de interés europeas son demasiado altas.