0

Cuando la India vota

KERALA (INDIA) – A partir de este mes, se producirá la mayor operación de sufragio democrático de la Historia, cuando los votantes indios acudan a las urnas para elegir un nuevo parlamento nacional. Ya lo han hecho catorce veces desde que la India obtuvo la independencia. Siempre que la India ha votado, ha sido la mayor operación de democracia electoral del mundo. El aumento de la población de la India sigue batiendo su propia plusmarca.

Esta vez, el electorado está compuesto de 714 millones de votantes, un aumento de 43 millones respecto de las anteriores elecciones generales de 2004. En 828.804 colegios electorales distribuidos por todo el país, se votará a 5.000 candidatos de siete partidos políticos nacionales y varios partidos estatales y de otra índole. En el proceso participan cuatro millones de funcionarios electorales y 6,1 millones de policías y personal civil.

Las elecciones entrañan números tan enormes, que se escalonarán en cinco fases, que concluirán el 13 de mayo, y el personal electoral y de seguridad se trasladará de un estado a otro, una vez que las elecciones concluyan en un lugar. Pese a las votaciones por fases, el escrutinio se hace a escala nacional inmediatamente después de la última fase y los resultados de las elecciones en todo el país serán anunciados el 16 de mayo. El 2 de junio se reunirá un nuevo parlamento para elegir un gobierno nacional que sucederá al del Primer Ministro Manmohan Singh.

Las elecciones de la India, dirigidas por la autónoma (y todopoderosa) Comisión Electoral de la India, son un acontecimiento extraordinario y no sólo por su enorme escala. Hace falta la tala de un bosque considerable para obtener papel suficiente para los 714 millones de papeletas de voto y en cada elección hay al menos una crónica sobre funcionarios que luchan con la nieve o la jungla o viajan a lomos de elefante o de camello para velar por que se registren debidamente los deseos democráticos de ciudadanos de zonas remotas. (Existe incluso una cabina electoral para un solo votante, que vive demasiado lejos de la civilización para viajar hasta un colegio electoral.)