Nuestra deuda con Egipto

CAMBRIDGE – La reflexión sobre el desarrollo económico todavía gira, en buena medida, en torno de esta pregunta: ¿qué podemos hacer nosotros para impulsar el crecimiento económico y reducir la pobreza en todo el mundo? El “nosotros” a veces es el Banco Mundial, a veces los Estados Unidos y otros países ricos, y a veces un grupo de profesores y estudiantes de desarrollo económico apiñados en un aula de seminario. Todo el sistema de ayudas al desarrollo se basa en esa pregunta.

Pero la transformación experimentada en los últimos dos años por Túnez, Egipto y Libia no se originó en esfuerzos procedentes del exterior para mejorar estas sociedades o sus economías, sino en movimientos sociales de base decididos a cambiar los sistemas políticos de esos países. Todo comenzó en Túnez, donde la revolución derrocó al régimen represivo del presidente Zine El Abidine Ben Ali, y después se extendió a Egipto y Libia para poner fin a los regímenes, aún más represivos y corruptos, de Hosni Mubarak y Muamar el Gadafi.

La gente que se volcó a las calles y arriesgó sus vidas estaba harta de la represión y la pobreza que estos regímenes causaron. Por ejemplo, el nivel de ingresos medio de los egipcios es apenas el 12% del promedio estadounidense, y tienen diez años menos de esperanza de vida. No menos del 20% de la población vive en la extrema pobreza.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/7Gn4Maz/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.