¿Qué es lo positivo del plan fiscal de los Estados Unidos?

CAMBRIDGE – El plan fiscal acordado por el Presidente Barack Obama y sus oponentes republicanos en el Congreso de los Estados Unidos representa la combinación correcta de una política tributaria apropiada a corto plazo y un primer paso con vistas a la prudencia fiscal a más largo plazo. La característica principal del acuerdo es la de prolongar los tipos del impuesto sobre la renta vigentes en 2010 durante dos años más, sin un compromiso sobre lo que se hará con ellos más adelante.

Sin dicho acuerdo sobre los impuestos, los tipos impositivos habrían vuelto a ser en 2011 los del nivel superior anterior a las reducciones fiscales de Bush en 2001, lo que significaría impuestos más altos para todos los contribuyentes, al aumentar las cuotas líquidas en 2011 y 2012 en unos 450.000 millones de dólares (el 1,5 por ciento del PIB).

Como el PIB de los Estados Unidos ha estado creciendo últimamente a una tasa anual de sólo dos por ciento –y la de las ventas finales ha sido sólo de un uno por ciento, aproximadamente–, dicho aumento de los impuestos probablemente habría abocado la economía de los EE.UU. a una nueva recesión. Aunque se califica la nueva legislación tributaria de estímulo fiscal, es más exacto decir que evita una gran contracción fiscal inmediata.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/imKInoi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.