0

¿Qué será lo próximo que sucederá en el Afganistán?

BERLÍN – El futuro del Afganistán no se presenta halagüeño. Los talibanes están ganando fuerza política y militar y el Presidente Hamid Karzai está perdiendo apoyo interior e internacional por la rampante corrupción de su gobierno y el evidente fraude cometido con su reelección. En los Estados Unidos, donde al Presidente Barack Obama le está resultando difícil decidir si aumentar o no las tropas, como piden sus generales, cunde el cansancio de la guerra. Los miembros europeos de la OTAN que tienen tropas en el Afganistán preferirían retirarlas hoy antes que mañana.

Occidente parece haber perdido su orientación en el Hindu Kush, ese “cementerio de imperios”, como se lo llamó después del desastre británico en enero de 1842, cuando sólo sobrevivió un hombre de una expedición de 16.000. Muchos se preguntan por qué está luchando, en realidad, la OTAN en el Afganistán.

Europa sigue sin responder a esa pregunta y sólo tiene un objetivo: marcharse. En los EE.UU. al menos continúa el debate sobre los fines que se procuran en el Afganistán. Si lo seguimos, hemos de concluir que en última instancia la guerra tiene que ver totalmente con la victoria militar de la superpotencia americana sobre los talibanes, para poder por fin retirar sus tropas... por segunda vez.

Resulta imposible encontrar el origen o el significado del conflicto en el Afganistán en este propio país. El Afganistán es el campo de batalla, pero las causas de las guerras que lo han devastado desde mediados del decenio de 1970 estuvieron y siguen estando más allá de sus fronteras. De modo que una “solución afgana” exclusivamente no es posible.