0

Lo que McCain y Obama ignoran

PRINCETON – Barack Obama trabajó durante tres años como organizador comunitario en el derruido South Side de Chicago, de manera que conoce todo sobre la pobreza real que existe en Estados Unidos. Sabe que, en uno de los países más ricos del mundo, 37 millones de personas viven en la pobreza, una proporción mucho más alta que en las naciones adineradas del mundo. Sin embargo, la campaña de Obama se ha concentrado en “Main Street” y los recortes impositivos para la clase media, esquivando la cuestión de qué hacer con la pobreza.

No es que Obama no tenga políticas para ayudar a los pobres. Visiten su sitio en Internet y hagan un clic en “The Issues” (Los temas) y luego en “Poverty” (Pobreza). Allí encontrarán un conjunto de propuestas criteriosas que van desde aumentar el salario mínimo hasta establecer el modelo “Promesa a los vecindarios”, que intentará transformar zonas con altos niveles de pobreza y bajos niveles de logro educacional mediante el suministro de servicios como una educación infantil temprana y la prevención del delito. (Si van al sitio en Internet de John McCain, ni siquiera encontrarán “pobreza” entre la lista de temas en donde hacer clic -aunque sí figura allí “Programa espacial”).

Entonces, ¿por qué Obama no habla de una cuestión en la cual tiene mucha más experiencia de primera mano que su oponente, y mejores políticas también? Quizá no haya suficientes votos pobres, o tal vez los pobres voten de todas maneras a los demócratas. Es más, sus investigadores probablemente le hayan dicho que hay más probabilidades de ganar a los votantes de la clase media independiente apelando a sus billeteras que a una preocupación por los pobres de Estados Unidos.

Si los pobres de Estados Unidos no figuran entre las preocupaciones de los votantes, no ha de sorprender que los pobres en el extranjero sean prácticamente invisibles. Nuevamente, Obama tiene los antecedentes -con sus vínculos familiares en Kenia- y una política promisoria para aumentar la asistencia extranjera de Estados Unidos a 50.000 millones de dólares para 2012, utilizando el dinero para estabilizar a los estados en crisis y aportar un crecimiento sostenible a Africa. (Actualmente, de todas las naciones donantes de la OCDE, sólo Grecia da un porcentaje menor de su ingreso nacional bruto que Estados Unidos).