0

¿Cuál es la misión del FMI?

BERKELEY – El Fondo Monetario Internacional ha sido uno de los pocos beneficiarios de la crisis económica global. Hace apenas dos años se estaba reduciendo su personal y había dudas serias sobre la necesidad de mantenerlo. Desde entonces ha habido una demanda renovada de créditos del FMI. Los miembros han acordado triplicar sus recursos. Se le ha autorizado a recaudar fondos adicionales mediante la venta de bonos propios. El Fondo es una colmena de actividad.

Pero la crisis no será eterna. Mientras tanto, los críticos del FMI no han desaparecido, simplemente guardan silencio temporalmente. El Fondo fomenta las críticas al no definir su papel. Debe hacerlo ahora mientras todavía cuenta con la simpatía del mundo.

La primera función del FMI es ayudar a los países que, como resultado de políticas internas, experimentan crisis de balanza de pagos. Sus gobiernos no tienen más remedio que pedir préstamos al Fondo. Para salvaguardar sus recursos –es decir, para garantizar que se reembolse a sus accionistas—el Fondo debe exigir a esos prestatarios ajustes de política difíciles.

El problema es que el FMI se ha dejado llevar por la retórica de sus críticos al aceptar la “racionalización” de sus condiciones. De hecho, cuando la fuente de los problemas son las debilidades estructurales, el Fondo debería seguir exigiendo como precio de su asistencia los ajustes estructurales. Al dar la apariencia de que cede en este punto en un esfuerzo por obtener amigos e influencia, el FMI ha creado una confusión innecesaria.