0

Qué quiere Hamas

En momentos en que lucha por formar gobierno para los territorios palestinos, Hamas parece estar rigiéndose por los versos bíblicos del Eclesiastés más que por los deseos del Cuarteto (los Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y las Naciones Unidas) a cargo de intentar cerrar la brecha entre israelíes y palestinos. “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”, se ajusta a la actual agenda de Hamas porque sus prioridades y cronogramas son diferentes de los de la comunidad internacional, que está presionándolo para que haga declaraciones políticas inmediatas y, sobre todo, que reconozca el derecho de Israel a existirTodo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su horaTodo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su horaTodo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su horaTodo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su horaTodo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Hamas comprende las obligaciones políticas que debe cumplir para ser completamente aceptado en la comunidad mundial, pero sus líderes prefieren esperar a estar completamente fortalecidos antes de explorar estos temas. Más aún, Hamas, como la mayoría de los palestinos, está tratando de evaluar la mejor manera de avanzar en el proceso de paz. Desde su punto de vista, el actual proceso de paz produjo años de inacción y estancamiento en las negociaciones, permitiendo la continuación de la ocupación y la usurpación de tierras palestinas.

Como ejemplo, los líderes de Hamas señalan que el año pasado, con el moderado Mahmoud Abbas en el poder, los israelíes ni siquiera negociaron con él. De modo que, desde su punto de vista, Israel no va a negociar con ninguna autoridad palestina, reconozca o no el derecho de Israel a existir.

En lugar de ello, los líderes de Hamas electos recientemente están ocupados con problemas básicos, como preservar la unidad interna entre los palestinos, terminar con la anarquía, asegurar un mayor respeto por el imperio de la ley, luchar contra la corrupción y refirmar el gobierno palestino. La mayoría de los palestinos concuerdan completamente con estas prioridades.