0

Lo que China quiere en el 2012

BEIJING – Con la globalización económica y el advenimiento de un mundo multipolar, China y otros países emergentes claramente están destinados a desempeñar papeles mucho más importantes, no sólo durante el año 2012, sino en el transcurso de las próximas décadas. Como el poder económico de China y su influencia en la economía mundial se han incrementado después de la crisis financiera del año 2008, ha estado flotando la idea de que China y los Estados Unidos deberían liderar de forma conjunta el mundo en una suerte de componenda “G-2”. Sin embargo, tal marco G-2 no es consistente con la política exterior de carácter independiente de China, ni con la tendencia general que conduce hacia una dispersión más amplia del poder geopolítico dentro de la comunidad internacional. No obstante de que este año cambiarán los líderes principales de China, esta posición no cambiará.

Efectivamente, cuando el primer ministro Wen Jiabao de China visitó Praga en mayo de 2009 con motivo de la XI Cumbre China - Unión Europea, explicó que China se opone a la idea de un G-2. Explicó que China tiene la firme intención de nunca buscar la hegemonía, ni apoyar el dominio global por parte de una pequeña minoría de países.

En lo que China sí cree es en profundizar la cooperación con todas las principales regiones del mundo. Considérese a Europa – una civilización espléndida y respetada por su antigüedad, y ahora un jugador importante en el escenario mundial. La progresiva profundización de la integración europea ha traído consigo un vigor dinámico a este continente. A pesar de las dificultades que atraviesa actualmente, Europa continúa desplegando una fuerza integral e influencia internacional extraordinarias.

China siempre ha apoyado la integración europea, y tiene la esperanza de que la UE se convierta, en el futuro, en un pilar del orden internacional. Inmediatamente después de la crisis financiera mundial y de la crisis de la deuda soberana de la eurozona, China compró bonos gubernamentales, realizó inversiones directas, y envió delegaciones de negocios a Europa. Durante la visita del primer ministro español José Luis Rodríguez Zapatero a Beijing en abril de 2011, Wen reiteró la disposición que tiene China para seguir comprando bonos gubernamentales españoles como una muestra más del apoyo chino a los esfuerzos de Europa para salir de la crisis. Es más, el enorme mercado chino y su gran contingente de mano de obra han creado importantes oportunidades para Europa.