0

Qué significa el caos de Bolivia

La renuncia forzosa del Presidente de Bolivia, Gonzalo Sánchez de Losada, tras un mes de violentas manifestaciones, marca un trágico hito cuyo significado se extiende mucho más allá de su empobrecido país. El colapso político y civil de Bolivia es otro vívido ejemplo de la estrechez de la política exterior de EEUU.

Sánchez de Lozada es uno de los verdaderos héroes de América Latina, un líder que ayudó a articular la democracia y generar un modesto, aunque frágil, crecimiento económico durante los últimos 20 años, lo que incluye dos periodos como presidente. Sin embargo, ahora ha debido abandonar Bolivia por temor a perder la vida. La arrogancia y negligencia estadounidenses jugaron un papel importante en este sorprendente cambio de situación.

Prácticamente toda Sudamérica ha estado viviendo una profunda crisis económica en los últimos tiempos, con alto desempleo, pobreza en aumento y un creciente descontento social. Argentina vivió el colapso económico y el paso de cuatro presidencias fracasadas durante los últimos tres años. Brasil está luchando contra la recesión y el desempleo en ascenso. Los sistemas políticos se han quebrado en Perú, Ecuador y Venezuela. Colombia está en abierta guerra civil.

Como país andino sin acceso al mar, Bolivia sufre sus propias y particulares penurias. Sus costos de transporte están entre los más altos del mundo, reflejando un terreno montañoso y rutas de comercio internacional que deben cruzar fronteras políticas y depender de puertos extranjeros. Esto desincentiva la inversión interna y tensiona las relaciones con los vecinos costeros.