0

¿El Siglo de Asia?

PARÍS – En estos días, casi se da por supuesto que éste será "el siglo de Asia", tras un irreversible cambio político/económico del poder global desde Occidente a Oriente. China ha reemplazado a Alemania como el principal exportador del mundo, mientras que la surcoreana Korean Electricity superó la oferta de Electricité de France para construir tres reactores nucleares en Abu Dhabi.

No hay duda de que las estadísticas del comercio chino no reflejan las importaciones que necesita para producir lo que exporta, y el reactor de los surcoreanos utilizará la tecnología Westinghouse. Sin embargo, no se debe subestimar el éxito de Asia, especialmente si se considera que los gobiernos asiáticos han aprovechado con inteligencia la reciente crisis financiera como una oportunidad de reforzar el mecanismo del libre mercado. (Por ejemplo, Corea del Sur al ayudó mismo tiempo a sus población pobre y desreguló su mercado laboral). Estados Unidos y Europa no han seguido este ejemplo.

No obstante, es prematuro proclamar un Siglo de Asia. Puede que las áreas costeras de Corea del Sur, Japón, Vietnam y la plataforma costera oriental de China tengan en común algunas características culturales y una estrategia económica similar, pero gran parte de la China central y occidental está sumida en la pobreza, Indonesia pertenece a un mundo diferente en lo económico y lo político, e India también es un Asia muy diferente. Tampoco Asia presenta cohesión política: partes de ella son democráticas, mientras otras son gobernadas por déspotas.

Más aún, no hay un sistema económico "asiático": el capitalismo de estado de China no pertenece a la misma categoría que el capitalismo privado que se practica en Japón y Corea. India sigue siendo, en gran medida, una economía agrícola, con islotes de dinamismo en el sector de servicios y las pequeñas empresas.