saudi arabian delegation white house Jabin Botsford/The Washington Post via Getty Images

La verdad incómoda sobre Arabia Saudita

NUEVA YORK – El documental de 2006 Una verdad incómoda destaca los intentos del exvicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, de alertar a sus compatriotas sobre los peligros del calentamiento global. Lo que hacía incómoda esa verdad era que para prevenir un cambio climático catastrófico sería necesario que la gente modifique sus hábitos y, en algunos casos, renuncie a bienes muy preciados (por ejemplo, autos de alto consumo).

Ya llevamos casi dos meses viviendo con otra verdad incómoda, desde que Jamal Khashoggi, un periodista saudita que trabajaba para el Washington Post y vivía en Estados Unidos, desapareció tras entrar al consulado de Arabia Saudita en Estambul.

Una gran parte de esa verdad es innegable: Khashoggi fue asesinado por individuos con estrechos vínculos con el gobierno saudita y con su líder de facto, el príncipe heredero Mohammed bin Salman (apodado MBS). Semanas de desmentidas y mentiras de las autoridades sauditas sólo reforzaron la conclusión (respaldada ahora por un informe de la CIA) de que el asesinato fue premeditado y aprobado en altos niveles. Aunque un involucramiento directo de MBS no está totalmente comprobado, para la mayoría de los observadores familiarizados con Arabia Saudita hay pocas dudas. No es un sistema con mucho lugar para cuentapropistas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/UPkldAu/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.