Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

sainsbury2_Artyom IvanovTASS via Getty Images_chinarobotinnovation Artyom Ivanov/TASS via Getty Images

La carrera de China y Occidente hacia la cima

LONDRES – En los últimos 25 años, las tasas de crecimiento relativo de las principales economías del mundo han cambiado drásticamente. Seis países en desarrollo en particular –China, Corea del Sur, India, Polonia, Indonesia y Tailandia- han crecido extremadamente rápido durante este período. Los países ricos del G7, por otro lado, han experimentado una desaceleración de las tasas de crecimiento de la productividad laboral, y su porcentaje combinado del PIB mundial ha caído de dos tercios a la mitad.

[Cuadro]

La teoría de crecimiento neoclásico, que ha dominado el pensamiento económico en este período, no ha podido explicar esta reversión de las fortunas. Para cualquiera que haya observado el éxito de las empresas surcoreanas y chinas en un mercado mundial tras otro, es difícil creer que los países occidentales vayan a ser capaces de competir de manera más efectiva en el futuro simplemente haciendo que sus propios mercados sean más eficientes.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/ln4I5HEes;

Edit Newsletter Preferences